valdebenito

valdebenito

miércoles, 24 de agosto de 2016

El mea culpa de Martín Cárcamo por su separación


En la fiebre confesional que sufren las figuras de la televisión y la farándula ahora le tocó a Martín Cárcamo.

En “la pregunta prohibida” del matinal de Canal 13 -una copia de “la pregunta del pueblo” de Vértigo- Carlita Jara consultó:
“Querido Martín, hace un tiempo tuviste uno de los años más rudos de tu carrera. ¿Qué fue lo más difícil de enfrentar: tu separación o que te llevaran preso?”.
Entonces, el animador de Bienvenidos se refirió a su año terrible, el 2013, cuando fue detenido por conducir bajo los efectos del alcohol y se separó.
Cárcamo dijo que fue un período muy trabajado y súper exitoso, en el cual se desequilibró emocionalmente. “Me descuidé a mí mismo”, “perdí el centro”, afirmó. Estas fueron sus palabras en Bienvenidos:
Tonka Tomicic: “Carla Jara te pregunta por un año difícil, que tuvo muchos matices. Un éxito televisivo increíble. Ocupaste el número uno en todas las encuestas. Estabas con un éxito en Bienvenidos, en Vértigo también. Pero se mezclaron un poco las cosas, Martín, en un año donde viviste muchas emociones”
Martín Cárcamo: “Yo ese año, efectivamente, fue un año atípico en mi vida, porque todo lo que hice, en términos laborales, fue extremadamente exitoso. Mucho más de lo que yo pensaba que podía ser. O sea, el matinal fue número uno, Vértigo explotó y fue número uno.
“Me metí a coproducir películas. Gloria se ganó Berlín. Tuve contrato con Claro, con Paris. O sea, fue un año extraordinario en términos laborales, demasiado extraordinario. Cosa que también, obviamente, me demandó mucho trabajo, porque en todas esas cosas yo tenía un protagonismo muy importante y, además, pasaba que trabajaba con muchas personas. Tenía muchos jefes. Entonces, fue extraordinario.
“Pero al mismo tiempo, creo que fue el año más complejo de mi vida. Yo creo que las dos cosas nos las pondría a un nivel. La separación siempre va a ser peor que cualquier cosa, porque tiene un trastorno familiar muy fuerte. Y sentí que también me desequilibré emocionalmente, porque ahí se produce una cosa bien potente, que en el fondo lo que tú buscas, que tiene que ver con el desarrollo profesional, no he sido muy amigo del exitismo, pero sí del desarrollo profesional lo más posible, te pega por el otro lado. Te desequilibras”
Tonka: “Pero te desequilibra, y te lo pregunto con todo cariño, no es la palabra que te creíste el cuento, porque tú siempre has tenido los pies sobre la tierra. Pero sí que como que uno se vuela con las cosas positivas, con el súper éxito mediático, como que te tiene un poco en las nubes”
Cárcamo: “El gran problema que tengo, y lo he trabajado mucho, sobre todo en los últimos años, que empecé a hacer terapia. Nunca me hice cargo de mis temas emocionales con un especialista. Ahora tengo un especialista. Y yo no tengo un tema con el éxito. Tengo un tema con que soy ilimitado, intenso, para todo muy intenso, y eso me pasa la cuenta, porque con eso arrastro, no solo a mí, sino a los que me rodean. Y al ser ilimitado, no me doy cuenta, pero también me pasa la cuenta a mí después. Termino los procesos y después caigo.
“Esto me pasa sobre todo en vacaciones. En vacaciones tiendo a irme para adentro. Lo que todo el mundo está esperando, vacaciones maravillosas, para mí, más bien, me viene un bajón anímico, porque doy todo, todo, todo lo que puedo. Y porque además tengo un problema: a mí me gusta mucho lo que hago. La gente a veces se ríe, pero estudié una carrera que nunca ejercí, porque me di cuenta que tenía una vocación en esto. Entonces, me dedico a eso. Y eso, desde el punto emocional, ha sido muy duro”
Tonka: “Te quiero preguntar, viendo las cosas con distancia. ¿Tú crees que podrías haber evitado haber llegado al límite de ese año, a todo lo que viviste? El tema de la separación y la fiesta”
Cárcamo: “Cosas que sí y cosas que no”
Polo Ramírez: “Fue un año tremendamente exitoso. Y tú te dedicaste de lleno a todos tus temas profesionales ¿Qué sientes que fue lo que descuidaste? ¿A ti mismo? ¿A tu familia? ¿A tus hijos?”
Cárcamo: “Yo te diría que me descuidé a mí mismo y, por ende, perdí el centro, porque tengo una tendencia a trabajar y casa. Tengo un problema, que mi hobbie es mi trabajo. La gente que trabaja va a una pega y a las seis de la tarde sale. Y va a jugar una pichanga o va a juntarse al club de no sé qué. El problema que tengo es que mi mismo trabajo es mi hobbie. Entonces, podría estar todo el día haciendo esto o producciones. En ese minuto estaba haciendo hasta radio, publicidad, cine. Y todo estaba funcionando. Pero en el fondo el desgaste fue muy alto.
Ramírez: “Tu dijiste algo con respecto a las vacaciones. Decías ‘me iba de vacaciones’. ¿Eso corre también los fines de semana largo? ¿Corre que se te iba la pila y este Martín, que era exitoso y llamativo en todas partes, se apaga y era otra persona?”
Cárcamo: “Claro. Y ahí se pierde un poco el equilibrio. Y la gran gracia de saber llevar este trabajo, que es muy demandante y te demanda mucha energía, es que, después que estás en tu entorno, vuelves a tu esencia. Y a veces no te queda pila”
Tonka: “Pero el entorno, a veces, también da señales. Algunos ponen una banderita, otros prenden luces. ¿Te dieron señales con el tiempo, o no las supiste leer? ¿Qué sientes tú al respecto, Martín?”
Cárcamo: “Sí. Yo creo que obviamente me tienen que haber llegado señales que no supe leer. Y también hay una cosa media inconsciente que uno genera. Siempre he pensado que cuando me pillan saliendo de la fiesta, había dormido un par de horas, y me pilla Carabineros y me lleva detenido, que al final la cuestión se amplificó, por ser una persona comunicacional, sentí que yo mismo lo había provocado con el tiempo.
“En el fondo estaba tan agotado, reventado, trabajando, salir de vacaciones, que le perdí el susto a ciertas cosas. Y eso es un error. Es como cuando empezai a andar en piloto automático. Mi vida siempre ha sido así. Yo aprendo con las cosas a porrazos, porque soy muy obstinado. Entonces, hasta que no me ocurren las cosas… De muy chico fui así”
Scarleth Cárdenas: “¿Cuál es tu centro hoy en día? ¿Cómo lograste superar todo esto y lograr un equilibrio? ¿Qué es tu cable a tierra, lo que te centra y te concentra en lo que para ti es realmente importante?”
Cárcamo: “Lo que hice fue a volver a mi origen. Yo soy de la Quinta Región, de Viña, que llegó a la tele sin ningún pituto, pero que venía de un mundo nada que ver. Un mundo menos estresado. Y de repente empezó a funcionar todo bien. Empecé a crecer. Y cuando me pasa todo esto, y llego a mi peak, volví a mi origen. Entonces, primero, mi familia, mi centro, mi foco son mis hijos, mi pareja, la vida familiar que significan mis hijos; mis padres y mis amigos. Después de todo esto, empecé a juntarme mucho más con mis amigos del colegio. Volví a juntarme con ellos y volví mi centro, a mi origen. Mis hijos y mis padres son el motor.

“Y siento que ha pasado el tiempo, ha pasado harta agua debajo del puente. Quizás el proceso que puede haber durado diez, 15 años, en dos años, con estos golpecitos que me ha dado la vida, me ha hecho estar mucho más maduro, consciente y, sobre todo, mucho más consciente conmigo mismo, que va mucho más allá de la pega”.

No hay comentarios: