valdebenito

valdebenito

martes, 30 de agosto de 2016

En San Carlos hay 2.459 armas inscritas


En San Carlos hay 2.459 armas inscritas. De este total 1010 fueron inscritas para defensa personal (41.07%);

1.360 para caza (55.3%) y, 40 diferentes tipos de armas son de colección (1.63%).
Este 2016 y hasta la fecha se han incautado en Ñuble 193 armas, de las cuales 140 fueron entregadas voluntariamente y 53 incautadas en procedimientos policiales, de etas últimas 5 (armas cortas) se incautaron en San Carlos.
Fue en mayo de 2005 que se modificó la Ley de Armas en Chile, para evitar sanciones a los ciudadanos que voluntariamente entregasen sus armas, ya sea inscritas, no inscritas o incluso las prohibidas "hechizas".
En esos años se permitía que quien tuviera un arma en su casa podía dejarlas incluso en las iglesias, para que luego fueran entregadas a las oficinas fiscalizadoras de Carabineros y autorizando tácitamente su posterior destrucción.
Si bien hoy solo la entrega es en la institución uniformada y sigue siendo libre de multas o penas legales, las campañas radiales, televisivas, en papel y por las redes sociales, siguen siempre vigente y perseverante en la idea de "entrega tu arma", argumentando los riesgos de que estas caigan en manos de niños, generen accidentes o que caigan en manos de delincuentes.
"En los últimos años más de 17 mil armas de fuego han sido robadas o extraviadas en Chile, y muchas han llegado a parar a manos de personas que cometen delitos, y no podemos permitir que esta situación continúe", dijo, a propósito de la última campaña en el Paseo Arauco la gobernadora Lorena Vera.
Pero lo que parecía una voz casi unánime en el propósito de evitar que haya armas en manos de civiles, ya comienza a sumar oposición.
Por ejemplo, para el abogado Ricardo Robles, experto en materia penal, "el querer desarmar a la ciudadanía es un error, porque eso los deja totalmente indefensos ante una delincuencia cada vez más violenta".
El jurista, además, apunta a que las mismas leyes se han modificado en pos de esta idea de desarme civil, "porque hoy si a usted le encuentran un arma que no está inscrita, eso significa de inmediato una pena efectiva de cárcel, es decir quedaría inmediatamente en prisión preventiva y luego arriesgaría una pena que parte en los 3 años y un día".
Según Robles, "las personas honestas deben tener derecho a repeler asaltos violentos en sus casas y en sus locales, además, eso de que los delincuentes se arman con las armas que roban, no sé hasta qué punto será cierto, yo no conozco ningún estudio que lo avale".
En la misma línea, el abogado Jaime Carrasco, quien además es practicante de tiro deportivo, plantea que "esta campaña está muy mal enfocada, no veo por qué la gente tiene que entregar su arma, sobre todo si se tiene en cuenta que hay algunas que son muy costosas y unas verdaderas obras de arte, entonces no es justo que a través del miedo te obliguen a deshacerte de un patrimonio".
Es por esto que para él la campaña debería llamarse "legaliza tu arma" y propone que "las personas deben sí, aprender a usar sus armas para no correr riesgos, pero esta campaña los cohibe, entonces es como que haya una ley que permita comprar autos, pero tenerlos solo en el estacionamiento para que no haya accidentes. En Chillán hay clubes donde enseñan a disparar y obviamente nadie con condenas penales pueden comprar o inscribir un arma, por lo que solo podrán hacerlo personas honestas"
El mercado de la inseguridad
Dentro de quienes apoyan la idea de desarmarse, hay voces como las del magíster en Historia y autor del libro "Orden y Aseo, historia de la delincuencia en Concepción", Gustavo Campos, de la UBB.
El académico advierte que "la delincuencia en términos proporcionales a la población no ha aumentado desde el siglo 18, pero hay una enorme cobertura de los medios de delitos y eso ha generado un negocio multimillonario basado en el mercado de la inseguridad".

Para el profesor Campos, "hay una sobrerreacción ante este mercado de la inseguridad y el miedo que ha hecho a las personas correr a comprar alarmas, cercas eléctricas, cámaras y -principalmente en los barrios más altos- armas. Personalmente creo que tener armas en las casas es un error y de ninguna manera ayudará a bajar los índices de delincuencia, para eso hay que hacer mejores leyes".

No hay comentarios: