valdebenito

valdebenito

jueves, 4 de agosto de 2016

"Los orgasmos no son goles de un partido de fútbol"


En "Manual de sexo a la Chilena - 69 formas de sacar el celular de la cama",

aborda la sexualidad en tono lúdico y educativo.
En Chile se habla de sexo en tono burdo y con ignorancia".
"Este libro no es una crítica ni un estudio social sobre cómo tienen sexo los chilenos, por el contrario, escribí este material educativo para ayudar a la pareja a saber cuál es su potencial", aclara Karen Uribarri sobre su "Manual de Sexo a la Chilena - 69 formas de sacar el celular de la cama", que lanza el 11 de agosto en la clínica del doctor Héctor Valdés.
Para la bloguera del sexo y terapeuta, la mayoría de estos libros en Chile se mueven entre la literatura erótica y la sexualidad médica. Este ejemplar, en cambio, se basa en muchas entrevistas recopiladas durante los diez años que lleva escribiendo sobre sexo. "Usé el clásico de la posición sexual para enumerar consejos eróticos que tientan a la pareja a dejar el celular apagado y entregarse al juego sin presiones ni distracciones", cuenta.
—Un reciente estudio de GFK Adimark reveló que el 54% de los chilenos (entre 25 y 35 años) revisan redes sociales después del sexo.
—Vemos con frecuencia parejas en restaurantes donde ambos están conectados al celular. Esta dependencia no escapa en la cama. Los celulares, puestos con sonido, son tomados cada 5 minutos para ver alguna notificación. Apenas finaliza el encuentro sexual, muchos toman el teléfono para volver a conectarse, cuando Ese es el momento en que podemos afianzar el lazo con la pareja producto de las benditas endorfinas.
—El teléfono sería una forma de evitar la intimidad...
—Es más fácil comunicarme por texto con quienes apenas conozco que con mi pareja mirándola a los ojos. Podemos ser osados y sexis en palabras, pero en vivo es trabajo y casi siempre estamos cansados. Además, como somos hijos de la inmediatez, seducir es una lata, porque los resultados no son instantáneos. Es más fácil encender el teléfono que abrazarnos y hablar de nosotros.
—En tu libro se habla de la infidelidad como un antídoto, ¿es el que están tomando los chilenos?
—El hombre y la mujer pueden ser más o menos sensibles a la acción de la oxitocina (hormona relacionada con el placer que tienen hombres y mujeres). Instintivamente el ser humano tiende a tener más de una pareja, pero existe una presión cultural hacia la monogamia. Todos conocemos parejas donde son infieles y ha llegado a ser socialmente aceptado. Lo importante es que, existiendo las opciones de ser infiel, se decida no serlo como opción. Si es solo por miedo, no hay amor ni libertad, sino opresión.
—El estudio "Salud sexual en Chile" (Oxford - U. de Santiago), reveló que la satisfacción sexual es mayor en los hombres que en mujeres (exceptuando jóvenes entre 18 y 30 años)...
—Es relativo. El análisis básico que habla solo de orgasmos, dice que los hombres lo pasan mejor porque casi siempre lo alcanzan. Aproximadamente, el 50% de las mujeres reporta llegar al orgasmo regularmente. Es muy importante reforzar que el goce en la intimidad no necesariamente está relacionado con el orgasmo y que hay otras vías de satisfacción.
El sexo como pecado
—En tu libro dices que los chilenos no hablamos de sexo, ¿nos avergüenza?
—Se habla de sexo en tono burdo, de burla, de "cachetoneo" y hasta con ignorancia. Eso es culpa de tener una educación precaria en los colegios y las casas.
Todavía se les enseña a los niños chicos que el sexo es malo y asqueroso.
—A pesar de la llamada "revolución sexual" de las últimas décadas siguen los prejuicios sobre el sexo...
—A nivel inconsciente, se sigue viendo al sexo como pecado y nos ponemos muchas barreras para sentir. La libertad propiamente tal no existe en materia sexual en nuestro país. Chile debe entender que el placer, el contacto físico y el sexo son necesidades biológicas emocionales y espirituales. Nos falta ser conscientes de que el contacto no-sexual es tan íntimo como el sexual. No podemos medir una relación exitosa sexualmente por cuántos orgasmos logramos, no son goles de un partido de fútbol.

—Warner Bros realizó un estudio con las razones por las cuales desaparece la pasión con la convivencia, como los problemas económicos. ¿Resulta inevitable?
—En las relaciones a largo plazo, la pasión va ligada a la conexión emocional, la que se pone a prueba durante los años, partiendo con la llegada del primer hijo. Esto se resguarda creando con la pareja un mapa del amor donde cada uno mantiene informado al otro de sus sentimientos y emociones. Este proceso, arduo y consciente, es muy importante para que una pareja se mantenga unida bajo cualquier huracán.

No hay comentarios: