valdebenito

valdebenito

sábado, 3 de septiembre de 2016

Ningún animador ha podido llenar el espacio de Camiroaga


A cinco años de su muerte. Cerca de las seis de la tarde del viernes 2 de septiembre de 2011, el programa Calle 7 detuvo sus transmisiones.

"Nos acaba de llegar una información muy difícil de entregar. No habíamos querido decir nada antes de chequearlo bien, porque compromete a personas muy queridas de nuestro canal, entre ellos Felipe Camiroaga", dijo el animador del espacio, Jean Philippe Cretton, y agregó: "El ministerio de Defensa informó que un equipo de TVN iba a bordo de una nave de la Fuerza Aérea de Chile que capotó en el archipiélago de Juan Fernández".
Esa fue una de las primeras informaciones difundida sobre el accidente en el que hace cinco año murieron 21 personas, incluido Felipe Camiroaga, en ese entonces a cargo del desaparecido Buenos días a todos y el animador más importante y popular de la TV chilena, cuyo fallecimiento dejó un espacio que ningún otro rostro ha logrado igualar. Es más, TVN hoy sufre la carencia de nombres relevantes y solo tiene como figura masculina a Cristián Sánchez.
Tras la partida del ex-Extra jóvenes, el matinal lo intentó con dos animadores masculinos: Julián Elfenbein y luego José Miguel Viñuela. Ambos, ahora están fuera de la señal estatal, debido a irregulares resultados y a que nunca encontraron un proyecto sólido.
Daniel Sagüés, director de televisión y uno de los profesionales más cercanos de Camiroaga, sabe por qué nunca pudo ser reemplazado en pantalla, a pesar de que fueron varios los nombres que sonaron como potenciales sucesores. "La gente lo adoraba y lo quería, pero independiente de eso, lo sentían súper cerca. Esa es una de las características más importantes de él, más allá de su calidad profesional y lo bueno que era para la televisión", explica. Luego profundiza: "Hoy no basta con ser un gallo con buena pinta y pararse frente a la cámara. La gente está pidiendo más, simpatía, empatía, que las figuras sean un poco más cultas, que manejen bien los contenidos".
Carolina de Moras, la última pareja televisiva de Camiroaga en el matinal y hoy en CHV, agrega: "Felipe se ganó todo su espacio a punta del cariño de la gente, de influenciar de forma súper positiva. Fue un hombre súper pasivo en los momentos difíciles y fue un hombre activo también cuando al final se le presentaron desafíos".
El exdirector de Buenos días a todos, Mauricio Correa, estuvo cerca de Camiroaga desde sus inicios: "Felipe debe ser la estrella más talentosa que hemos tenido en la televisión, por sobre cualquiera. Felipe era nuestro Messi, pero también era muy humilde y muy común y corriente. Hay varios animadores en Chile que tienen un poco de Felipe, porque se formaron y trabajaron con él, como Elfenbein, y Cárcamo, y otros que los admiraron, como Viñuela, por ejemplo. Todos tienen un poquito de Felipe".
De alguna manera, el único que ha alcanzado un estatus similar al de Camiroaga es Martín Cárcamo: su nombre está vinculado a un matinal (Bienvenidos), es el rostro central de un canal y exhibe un estilo que va de la formalidad a
la entrevista humana y el humor algo desopilante. El conductor opina: "El espacio que dejó es un lugar que no se puede llenar, va a quedar ahí dentro de la historia, y es un escenario que se completó con el mismo Felipe. No creo que hoy día algún animador esté en posición de llenar ese escenario, y tampoco sería bueno". Sin embargo, reconoce que "Felipe marcó a muchos animadores de mi generación, entre ellos yo. Quizás, hay cosas de Felipe en varios de los que han seguido, pero ese lugar es propio de él".
De ese modo, la pregunta actual es si el estilo del "Halcón" funcionaría con los formatos que hoy triunfan en la TV local: el docureality o los matinales saturados de panelistas. Sagüés ha sido testigo de esta metamorfosis de la
pantalla chica, y cree que "después de la muerte de Felipe, la televisión ha tenido muchos cambios. El no lo estaría pasando muy bien en la televisión hoy, porque es distinta a la que él hacía hace 15 años, con programas con contenidos simples que lograban buenas sintonías".

La teoría de Correa, en tanto, va más allá de este planteamiento, y asegura que "si Felipe estuviera con nosotros la televisión sería muy distinta a los que es hoy día, muy distinta". Otros nombres, como Luis Jara o Rafael Araneda, son coetáneos del fallecido rostro, y ambos han transitado rutas distintas: mientras el cantante ha logrado estabilizarse en la TV en la última década, el animador de Viña goza de irregulares proyectos desde hace al menos un lustro.

No hay comentarios: