valdebenito

valdebenito

viernes, 7 de octubre de 2016

Chile jugó su peor partido de la eliminatoria


ECUADOR 3 - CHILE 0.- El equipo de Juan Antonio Pizzi pudo sufrir una goleada histórica en el Atahualpa,

donde no rescata puntos desde hace casi 20 años.
Quienes pensaban que la caída en Asunción y el empate sin goles contra Bolivia en Santiago eran lo peor que se le podría haber visto a la selección chilena, estaban profundamente equivocados. La expedición por Quito es por lejos lo más desastrozo de la presente clasificatoria mundialista, y posiblemente, lo más malo de la Roja desde las eliminatorias para Corea Japón 2002.
Aparte del 3-0 categórico, el equipo chileno mostró poco, casi nada. Cuesta entender cómo el cuadro que fue bicampeón de América hace poco más de tres meses haya bajado tan bruscamente su nivel.
Es cierto que fueron cinco los minutos terribles para Chile en el primer tiempo, entre el 18 y el 22, que fue cuando Ecuador convirtió los dos goles. Pero desde mucho antes que el dueño de casa demostraba que merecía la ventaja.
A los cuatro minutos, Felipe Caicedo tuvo una opción clara y dos minutos después falló una volea dentro del área. A los 10 minutos Enner Valencia elevó un tiro libre desde una buena posición y tres minutos después elevó una volea tras centro de Luis Antonio Valencia. Y a los 15', Bravo tuvo que cometer una falta fuera del área tras una desafortunada salida.
Por todo eso, y porque además el portero Esteban Dreer era un espectador privilegiado del partido, Ecuador merecía la ventaja. Y esta llegó a los 18', cuando Luis Antonio Valencia la recibió dentro del área, tuvo tiempo de acomodar la pelota y despachar un derechazo cruzado que dejó sin opción a Claudio Bravo.
Estalló el Atahualpa y el emblemático jugador del Manchester United se convirtió en la pesadilla de la defensa chilena. Un nuevo desborde de él llegó a los pies del lateral izquierdo Cristián Ramírez, quien despachó un zurdazo bajo que Bravo no pudo despejar.
Chile no daba pie con bola. Alexis Sánchez lucía amurrado y peleaba a cada rato con Eugenio Mena. Al mediocampo le quemaba la pelota y la defensa generaba muchas dudas. Marcelo Díaz y Arturo Vidal eran quienes destacaban y de los pies de uno de ellos surgió la primera opción chilena. El del Bayern Munich prolongó a Isla y su centro fue elevado por Eduardo Vargas desde inmejorable posición.
En la reanudación, Enner Valencia se lo perdió ante el gran achique de Bravo y en la jugada siguiente, Felipe Caicedo anotó el tercero, donde nuevamente quedó al desnudo la fragilidad del bloque defensivo de la Roja.
Pizzi envió a la cancha a Nicolás Castillo para intentar torcer la historia. Sacrificó a Díaz, uno de los puntos altos del equipo nacional. La mejor jugada de la Roja se produjo en el cuarto de hora del complemento. Vidal volvió a prolongar con Isla y el centro de este terminó con la pelota en las nubes tras un zurdazo de Castillo.
Alexis Sánchez recién apareció a los 74 minutos. Enfrentó solo al portero Dreer y le dio el pelotazo en la cara cuando quiso picársela sobre el cuerpo. Pizzi envió a la cancha a Leo Valencia, el motor de Palestino, en lugar del opaco Vargas. Pero la suerte de la Roja no sufrió variaciones.

Al otro lado, cada uno de los carrerones de Enner Valencia eran un dolor de cabeza para la zaga chilena y para el portero Claudio Bravo. Ecuador perfectamente pudo anotar un par más.
Chile cuajó una actuación para el olvido y el duelo del martes contra Perú pasa a convertirse casi como en una última opción para soñar con Rusia 2018.

No hay comentarios: