valdebenito

valdebenito

sábado, 29 de octubre de 2016

Detractora de la campaña #Niunamenos


Andrea Balbontín: "Es violencia contra el hombre". Su video criticando el movimiento en una iglesia en Las Condes,

que suma 23 mil visitas, causó ira en las manifestantes: la llaman "la cuica Opus Dei" y "la mujer cota mil".

Estoy contra la violencia a la mujer, porque yo misma la viví".
La más benevolente de las decenas de menciones en Twitter de la última semana sobre Andrea Balbontín (49) la califica como «la desquiciada cuica Opus Dei que odia a las mujeres». Esto, como reacción al video del 18 de octubre en que dijo en una iglesia en Las Condes que #Niunamenos, la campaña contra la violencia hacia la mujer, "tiene un trasfondo del feminismo radical, que apunta al aborto, no apunta a la defensa de la mujer".
El video y el nombre de Andrea, rápidamente se viralizaron. Está en la cuenta YouTube de la iglesia Cristo Rey, y ya tiene 23 mil visitas, mientras que el segundo más popular no pasa de las 500.
Pero ese no fue su debut. Lleva mucho tiempo opinando en su página web (http://andreabalbontin-provida.es.tl/), con la excepción que solo ahora alguien la descubrió y masificó su postura en YouTube. Porque su nombre en Google también aparece en otra exposición, hace 12 años, sobre "El derecho penal desde la Ley de las XII Tablas al Imperio". Un tema que le apasiona, pese a que no alcanzó a titularse de abogada.
Y es por ahí que enfrenta varias de las afirmaciones en su contra en redes sociales: "No soy abogada, soy egresada de Derecho. No soy Opus Dei, jamás he pertenecido a la obra. Se me vinculó a una ONG, pero no pertenezco a ninguna. Se dijo que cobro por esto (las exposiciones), pero jamás he cobrado un solo peso. El día que cobre, dejo de ser provida. Esto es una misión vocacional", dice.
—¿Y cómo paga las cuentas?
—Le dedico mucho tiempo a esto, pero tengo otro trabajo, de diseño. Soy independiente y dispongo del tiempo. Además, tengo una vida austera, simple. Y dos hijas (una en la universidad y otra a punto de entrar), a las que he sacado sola adelante. El 2007 me di cuenta de que estaba en condiciones de empezar con esta actividad. A eso hay que sumar que hace años duermo poco, cuatro horas máximo.
—¿Su perspectiva es religiosa?
—Si entra a mi sitio web, se dará cuenta de que todos mis argumentos son jurídicos y científicos. Si argumentara sobre la base de mi fe, estaría faltándoles el respeto a los otros credos. Yo respeto a las personas que no profesan una fe. Hay ateos provida ejemplares.
—¿Es católica?
— Voy a misa, me confieso y comulgo. Pero eso es algo privado. Le cuento anecdóticamente que mis hijas no son creyentes. No profesan ninguna fe. Son muy liberales. La fe es un don, pero yo no puedo no respetar a una persona que no profesa una fe, porque el llamado es a acoger y no a discriminar. El don de la fe es lo que me da fuerza para seguir, porque si no, no podría. Y después de lo que ha pasado, no se puede.
—¿Cómo llegó a dar charlas en iglesias?
—Esta (la del video) fue la primera vez que di un curso en la iglesia Cristo Rey, que no es católica. Había una conferencia programada en una parroquia católica en Lo Barnechea; pero no fui, porque hubo llamados a una funa debido a que iba a ir yo. Si me pasaba algo a mí, uno asume el costo, pero es injusto que le pase algo al público, porque es inocente. Me llaman porque ven mi sitio web.
"Violencia legalizada"
En Twitter la catalogaron como "mujer cota mil", pero Andrea vive en pleno centro de Santiago: cuenta que ese lugar le queda más cerca de los sitios donde trabaja o expone.
Sobre sus críticas al movimiento "#Niunamenos, dice que "es una campaña que se crea en Argentina. Si se analiza, uno se da cuenta de que es sexista y discriminatoria. Va a lograr que la mujer se empodere malamente. A la larga, una violencia legalizada y promovida en contra del hombre", afirma.
—¿Cuál es su fundamento?
—Estoy contra la violencia a la mujer, porque yo misma la viví. La violencia contra la mujer sucede en cuatro hechos: sexual, psicológico, físico y económico. Se puede dar una o todas. Yo la viví en los cuatro planos. Cuesta mucho salir adelante y reivindicarse una vez que se ha experimentado por años.
—¿Por qué cree que recibió ataques tan fuertes?

— Por desenmascarar al activismo LGBTI (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transgeneristas e Intersexuales) y a la ideología propiamente tal. Y, en segundo lugar, porque las municipales estaban cerca y Rolando Jiménez era candidato a alcalde en Conchalí, pero esto le jugó en contra creo yo, porque sacó poca votación. Por algo habían elegido ese lugar.

No hay comentarios: