valdebenito

valdebenito

viernes, 21 de octubre de 2016

"Siempre tendré a San Carlos como mi paraíso perdido"


Cristóbal Briceño, cantautor y cabecilla de bandas como Ases Falsos, Las Chaquetas Amarillas, Los Mil Jinetes,

el Dúo Níagara y la banda de covers; Cristóbal Briceño y La Estrella Solitaria se presenta mañana sábado en el Centro Cultural de San Carlos, desde las 21:30 horas. Sancarlosonline le contactó y conversó con él a 48 horas de su presentación.

Cristóbal, ¿Cómo estás?, ¿todo bien para mañana?
Todo andando.
¿Vamos a escuchar un poco de cada una de tus 32 bandas?
Bueno, como dice Fabricio "siempre queda algo afuera", pero haremos el intento por hacer un repaso más o menos representativo que condense todos estos años de circo.
Viviste en San Carlos, tienes amistades en la zona, ¿es un lugar agradable para visitar y tocar de vez en cuando?
Para mi gusto, de lo mejor de nuestro país. Buen clima, linda gente, el Centro Cultural es un lujo. El parque Quirel es pura fantasía, de hecho ilustra la portada de un disco de Los Mil Jinetes llamado Reconoceronte. San Carlos siempre será para mí un espacio idealizado, no importa cuán grande sean las atrocidades que cobije, siempre lo tendré como mi paraíso perdido.
Tienes a un sancarlino tocando contigo en La Estrella Solitaria, Jorge Venegas, ¿buen elemento?, ¿los veremos en San Carlos pronto?
Es un tipazo, su familia es tremenda, don Eugenio, la señora Pilar, gente excelente. Por ahora, después de editar nuestro primer disco (Una hora con Cristóbal Briceño y La Estrella Solitaria, 2016), la banda entró en un receso indefinido. Pero estoy seguro que más temprano que tarde volveremos a funcionar y espero que Jorge siga siendo parte de ella, pues es uno de los guitarristas más limpios y seguros que he oído jamás.
Grabaste discos con otro sancarlino, Carlos Salinas Junior, conocido exagricultor local, productor musical y ahora dedicado a inventar tecnología en la capital, ¿te pareció curioso el giro que tomó su carrera?, cual Leonardo Da Vinci.
Lo visité hace poco en su nueva morada, una casita en los terrenos de una congregación religiosa saliendo de Santiago para el lado de Huelquén, y quedé preocupado. Habla muy poco.
¿Cuántos discos tienes calentitos? ¿Cuántos van a salir de aquí al verano?
Hay dos en la puerta del horno, "El Hombre Puede" de Ases Falsos que sale este 28 de octubre y "Fuera de mi vista" de Los Mil Jinetes que saldrá ahí por la pascua. Luego también está bastante avanzado el segundo disco de Las Chaquetas Amarillas, pero ya será para el próximo año.
Oye, pasaste el terremoto acá, me contó un amigo tuyo que después del sacudón confidenciaste que creías "que en cualquier minuto se iba a rajar el cielo e iba aparecer Dios", ¿te asustaste?, ¿cómo lo viviste?
Me asusté mucho, por suerte estábamos celebrando, pues al otro día entregábamos la casa para volver a Santiago, así que el licor me dio suficiente aplomo. Del movimiento mismo me asombraron dos cosas, la primera fue que caí al suelo y no me podía levantar, era como estar en el Tagadá o en una sartén sacudida por un gigante salteador de verduras. Lo otro que me impresionó fue cierto fenómeno natural que me parece está relacionado a la ionización de la atmósfera. No sé. La cosa es que vi, con toda certeza, relámpagos verdes en dirección a San Fabián de Alico. Pensé que con toda seguridad estábamos en presencia del choque de mundos, de un asalto extraterrestre.
¿Supiste que tu ex casa se transformó en un restorán de comida china?
Supe, me llena de un extraño orgullo. La casa es excelente, muy firme y bien distribuida, y el dueño un hombre muy derecho y afable. Espero que la comida esté a la altura, no la he probado, pero el arrollado de marisco siempre es un buen parámetro.
.
Es solo un mito que fuiste DJ en una despedida de soltero en el Casino de la Piscina Municipal de San Carlos, ¿o es cierto?
Ahora que lo dices sí, recuerdo algo de aquello. Pero esa jornada tuvo otros episodios mucho más memorables que mi anticuado repertorio de música bailable. Por ejemplo, me acuerdo que esa mañana, no debe haber sido muy temprano, fuimos a acondicionar el lugar destinado al agasajo masculino, que era justamente el salón de eventos de la piscina municipal. Y había un olor tan pero tan fuerte... nunca lo olvidaré, lo que se llama memoria sensorial. Y buscando por aquí y por allá en el amplio predio, dimos con la fuente de semejante fetidez, se trataba de un pobre can muerto y carcomido por insectos y otros carroñeros. Me acuerdo que cavamos una fosa y los más valientes lo arrastraron con una pala, el perro se deshacía al tacto. Luego de darle cristiana sepultura seguimos con nuestros asuntos, pero todo el resto del día anduve con el olor de la muerte impregnado a los pelillos de la nariz.
El domingo son las elecciones municipales, Christian Blasser, el primer baterista de los Angeles Negros es candidato a concejal, supe que lo conoces y también que has tocado canciones de la banda. ¿A Germaín de la Fuente lo conoces?
Yo lo conozco al Señor Blasser, claro, es una leyenda local. Pero estoy seguro que él no me conoce a mí. Alguna vez en su local de comidas, en el mercado, fui testigo de una larga y sabrosísima serie de anécdotas relatadas en primera persona por don Christian. Deseo de todo corazón que consiga todo cuanto se proponga. Con el colosal Germaín de la Fuente compartimos créditos en un trabajillo para la televisión, pero no tuve la suerte de conocerlo y estrechar su santa mano.
¿Qué pasó con el trabajo que realizarías junto al gorrión de Conchalí, el gran Zalo Reyes?
Esa colaboración solo existió en mi mente y en mi corazón. Sucede que hace algún tiempo escribí una canción pensando en él como intérprete, lamentablemente aún no he podido hacérsela llegar, a pesar de contar con amigos en común que han intentado contactarnos. Y lo entiendo, a su edad y con su historia médica, debe estar ya aburrido de nuevas socializaciones. Lo entiendo muy bien y lo respeto. Pero quién sabe, el tema es tremendo y todavía no lo doy por muerto.
Eres hincha de la Católica, te ha tocado bailar con la bonita este año, ¿logran el bicampeonato?, ¿va Chile al mundial?
No soy clarividente ni nigromante y el fútbol me ha enseñado a no anticiparme, a menos que seas el defensa central recibiendo un centro llovido. Pero no sería raro que ambas cosas ocurriesen.
En San Carlos incursionaste en el fútbol ANFA, debutaste por Barrabases, ¿te hubiese gustado ser jugador profesional?
Ya había jugado en varios encuentros ANFA, pero siempre en series infantiles, defendiendo tímidamente los colores de Copequén y Cachantún, lo que es un contrasentido pues son los dos clubes rivales de la misma localidad. Pero en fin. Claro que me hubiese encantado ser jugador profesional, pero siempre, desde muy pequeño supe que no lo lograría. Aún así, hasta grande he seguido teniendo sueños esporádicos al respecto. Uno muy vívido lo tuve hace algunos años, me permito relatarlo porque es cierto y porque creo que tiene algún valor emocional. Se jugaban los últimos minutos de una final, final no sé de qué, entre las selecciones nacionales de la República Popular China y otra que no recuerdo, pero más poderosa que la China. Yo era el centrodelantero chino, y vestía medias, short y camiseta rojas. El partido era complicadísimo, nuestra selección aguantaba el empate a duras penas. De pronto, una larga pelota rechazada me encuentra a mí en el mediocampo. Sorprendido, la controlo y doy media vuelta, caigo en cuenta de que soy el único de mi equipo a cargo del contragolpe. La buena noticia es que tengo espacio, los defensas rivales han quedado mal parados en sus afanes ofensivos, pero a mí me restan cincuenta metros que recorrer si quiero lograr algo. Me pongo en marcha, estoy muy nervioso y las piernas me pesan como si llevara botas de goma. Corro y corro, la cancha no termina nunca, el corazón ya se me sale por la boca pero voy entrando al área. Le pego como sea, con lo último que me queda, y la pelota entra, es gol, China es campeón, celebra el gigante oriental cuan ancho es. La emoción me arrasa, sigo corriendo unos metros pero ya no doy más, caigo de rodillas y al tiempo que mis compañeros corren a abrazarme yo me pongo a llorar. Lloro sin consuelo y sin barrera, pues de alguna manera logro dimensionar el tamaño de la hazaña. Y entonces me despierto y me encuentro en mi cama llorando, vertiendo lágrimas de verdad, tibias y gozosas. Terminé de llorar sentado en el colchón, y en la oscuridad de mi pieza me sentí completamente feliz. Es de esas cosas que no se olvidan.
Bielsa, Sampaoli, Pizzi o Mario Salas, ¿quién te ha dado más alegrías?
Marcelo Bielsa, sin dudas, y no solo por todo lo que hizo por el fútbol chileno, sino por lo que hizo antes y ha seguido haciendo después. Es un ser de luz. Y es una bendición contar con seres humanos como él en este planeta, en medio de esta especie tan poco ejemplar.
Cristóbal, finalmente, quiero dejar este espacio para que nos dejes una reflexión, la que se te antoje, sobre lo que te plazca.
Ehm... no, yo creo que ya estuvo bueno.
Muchísimas gracias. Y nos vemos el sábado.
Nos vemos amigo.

El valor de las entradas al concierto de Cristóbal Briceño es de $3 mil pesos, disponibles en: Botillería y Market "Zona Cero" (Balmaceda 397) y vía Whatsapp al +56 9 5375 1906. El día del evento $4 mil pesos (en puerta).

No hay comentarios: