valdebenito

valdebenito

jueves, 3 de noviembre de 2016

Fruséptima proyectó fuerte baja en puestos de trabajo


Para la cosecha de cerezas.- Antonio Walker manifestó que a la menor producción de esta fruta por las heladas, lluvias y granizos

desde septiembre hasta este lunes 31 de octubre, se suma el alto costo que han debido enfrentar por las reiteradas aplicaciones de fungicidas para prevenir hongos
Una reducción de un 30% en los puestos de trabajo para la cosecha de cerezas en el Maule, durante diciembre. Ese es uno de los principales efectos de los frentes de heladas, granizos y lluvias que han afectado la fruticultura del Maule desde septiembre a la fecha, según adelantó ayer Antonio Walker, presidente de la Asociación de Productores Frutícolas del Maule (Fruséptima).
Explicó que las proyecciones de exportación de las cerezas en Chile experimentaron una fuerte baja de 27 a 18 millones de cajas. Según dijo, esta merma obedece "a las heladas que tuvimos la primera semana de septiembre, en la cual tuvimos seis días con temperaturas bajo cero. La cereza estaba en estado de yema hinchada y se quemaron las flores, y la evaluación un mes después arroja un negativo resultado para el país y esta región, de la cual proviene el 35% de las cerezas".
El también segundo vicepresidente de la Federación de Productores de Frutas de Chile (Fedefruta), recalcó que "la pérdida más fuerte para la región será la cereza, lo que lleva aparejado menos puestos laborales en diciembre, lo que es muy grave porque ese es un mes en el cual la gente necesita esos trabajos por la Navidad, el Año Nuevo y las vacaciones. Además, muchos dejan otras ocupaciones para trabajar en la recolección de cerezas".
Aclaró que "con las heladas que tuvimos, los cerezos están con una carga por hectárea mucho más baja. Un huerto normal, de 15 a 18 toneladas, hoy tiene cuatro o cinco toneladas, así que habrá menos fruta que cosechar".
Tras indicar que para realizar el proceso de cosecha de cerezas en Chile se requiere de 60 mil personas, precisó que "en la región del Maule se necesitan unos 20 mil trabajadores. Y, por lo tanto, será una pérdida de empleo muy importante para la región, en diciembre y principios de enero".
FRENTES
Antonio Walker recordó que a fines de septiembre y primeros días de octubre también tuvo un evento puntual de granizos que afectó algunos valles de Romeral y Longaví, además de ciertos sectores de Los Niches. Y señaló que a ello se sumó una lluvia a fines de octubre, que afectó la cereza más temprana, desde la carretera hacia la costa, en sectores tales como Rauco, Palmilla o Cauquenes.
En cuanto a estas cerezas, mencionó que las más afectadas serán las variedades Brooks, C-14, Santina y Rainer, que "tendrán una partidura importante".
Asimismo, el presidente de Fruséptima señaló que la noche de este lunes 31 de octubre hubo granizos en algunas zonas que afectarán estas frutas "aunque todavía no podemos cuantificarlo", y acotó que también hubo viento, que "rompe brotes de kiwi, lo que provoca mucho daño".
En el caso de peras y manzanas, dijo que ha habido granizos en sectores puntuales como el Valle de Morsa, Romeral, Los Niches, la zona alta de San Clemente, Longaví y Linares. "Sin embargo, eso se traducirá en una caída de no más allá del 5% de la producción estimada, que era de 8 y 37 millones de cajas de peras y manzanas, respectivamente", expresó.
El dirigente de Fedefruta además comentó que las manzanas de mayor diámetro son las que se verán más afectadas por el granizo. Entre éstas, mencionó la Pink Lady, que tiene una floración más temprana, la Granny Smith y la Red Delicious. Respecto de las peras, el empresario comentó que la variedad que podría sufrir mayores daños es la Abate Fettel.
INSUMOS
Junto con manifestar que "estamos teniendo una durísima temporada, climáticamente hablando", el dirigente frutícola indicó que otro efecto del mal tiempo es la mayor aplicación de fungicidas en todos los huertos de la región. "Este año hemos tenido muchísimas aplicaciones de agroquímicos, especialmente fungicidas, para prevenir hongos como la venturia en peras y manzanas, y botrytis en cerezas", explicó.

En esta línea, Walker también resaltó que, después de la mano de obra, los insumos son el segundo costo más importante. Indicó que el gasto por este último concepto es de un 20 a 23%, pero "este año ya vamos en un 28%, porque hemos tenido que hacer muchas aplicaciones, y los fungicidas son los más caros dentro de la familia de los agroquímicos", relató.

No hay comentarios: