valdebenito

valdebenito

viernes, 23 de diciembre de 2016

Cocina de autor


Un paisaje rústico asoma entre los ventanales mientras al interior una barra con vista a la cocina confiere al Restaurant Rucalaf Putemun

un aire hogareño "como quien atiende en su casa", enfatizan los hermanos Cristian (36) y Claudio Monje (35).
Es su primer emprendimiento juntos. Partieron en abril de 2013 por la necesidad de independizarse. Claudio estudió Cocina Internacional en el Inacap de Viña del Mar, y viendo que en Chile existen pocas posibilidades de obtener mejor remuneración, resolvió comenzar con un restaurante. Una idea que atrajo a Cristian, quien trabajó casi diez años como arquitecto, pero "asumí el riesgo y decidí apoyar a mi hermano", comenta.
Partieron en sociedad con un amigo que aportó parte del capital inicial. Del antiguo dueño, a quien compraron los derechos del restaurante, tomaron el nombre Rucalaf que en mapudungun significa "casa de la alegría" u "hogar alegre". Y Putemun es el nombre del humedal cercano donde se avistan flamencos.
Ambos nacieron en Puerto Montt y se criaron en Hornopirén. Sus padres llegaron a vivir hace unos 20 años a Chiloé. El gusto por la cocina surgió de los continuos viajes visitando a su abuelo paterno, chef de la Universidad Austral de Chile, sede Ancud, y a su abuelo materno, dueño de una carnicería. Experiencia de vida reflejada en el restaurante. "La cocina es el corazón del local; es una cocina de corte simple, con sabores bien definidos y harta sazón, con productos locales y del campo como gallinas, mariscos, productos orgánicos y naturales", destacan.
Entre los platos, realizan un guiso de luche, cordero y yogurt, ejemplo de "una cocina chilota con toques mediterráneos en base a aceite de oliva, hierbas, hojas verdes y tomates", describen. La carta considera cebiche con manzana chilota y pescados como salmón, merluza, albacora o corvina; chochoca rellena con mariscos del día; cerdo ahumado en ahumador propio; osobuco con callampas secas y vino tinto; pulpo grillado; acompañamientos como crema con papa topinambur, entre variedad de preparaciones.
Los clientes habituales trabajan en la industria del salmón y la miticultura; otros provienen del sector aledaño, Dalcahue, Castro, de otras ciudades del sur y Santiago.
¿Qué es necesario para emprender?
Lo importante es que a la persona le guste lo que hace porque el capital se puede conseguir. Además, si es un negocio familiar o entre más personas, se requiere tolerancia y compromiso, eso da más fortaleza para continuar con tu emprendimiento.

No hay comentarios: