valdebenito

valdebenito

martes, 20 de diciembre de 2016

Las "Lobitas" de Ñuble que clasificaron a Rusia


Una sancarlina y dos chillanejas relatan su pasión por un deporte que las llevó a obtener

un tercer lugar en el Panamericano.
No fue un gran año para los deportes colectivos, sin embargo, Ñuble marcó presencia en el balonmano y gracias a tres talentosas Chile se instaló en el Mundial de Rusia en julio.
Por primera vez en la historia del balonmano chileno, una selección femenina junior logra clasificar a un mundial, tras obtener el tercer lugar en el Panamericano de Foz de Iguazú en Brasil, donde tres ñublensinas fueron protagonistas derrochando sacrificio, pasión y garra.
Las chilenas se hacen llamar las "Lobitas" y entre la manada nacional destacaron la guardameta sancarlina, Rocío Bravo y las chillanejas Paula Quezada, quien se desempeña como lateral y la portera Jael Warschawsky.
La sancarlina Rocío Bravo suma un Panamericano y un Sudamericano, aparte de los dos mundiales de clubes en Suecia y Dinamarca. "Empecé en el 2011 jugando por el Club Balonmano San Carlos, aunque antes también había jugado por el colegio en algunos provinciales", dijo la sancarlina que es estudiante de educación física de la Universidad Pedro de Valdivia.
La relación de estas jóvenes con el balonmano no es nueva. Jael y Paula se conocen desde que estaban en el Colegio Concepción, establecimiento con el cual alcanzaron el tercer lugar nacional en los Juegos Deportivos Escolares el 2009 y 2010 en categoría infantil y cadete.
"Empecé a jugar cuando estaba en sexto, tenía once años, estuve hasta primero medio y lo dejé por los estudios, pero lo retomé ahora en la universidad; de hecho, en el primer semestre de la U no jugué, pero la Jael me convenció para que me integrara al equipo y todo fue muy rápido", dijo Paula, quien estudia Medicina en la Universidad de Concepción.

Jael agregó que "partí en el colegio en octavo y me gustó mucho este deporte. Nos fue bien, ganamos un provincial, el regional y pasamos al nacional y desde ahí hasta que salí del colegio no paré", relató la estudiante de kinesiología de la UdeC.

No hay comentarios: