valdebenito

valdebenito

sábado, 14 de enero de 2017

Estiman positiva temporada para las ciruelas deshidratadas

Chile Prunes Association entregó las recomendaciones que deben de tener en consideración los agricultores durante la cosecha de la temporada 2017.

El 2016 no fue un buen año para la industria de ciruelas deshidratadas, debido a que fue débil en términos de producción y eso generó dificultades en la comercialización. Para conocer las proyecciones de la presente temporada, conversamos con Andrés Rodriguez, presidente de Chile Prunes (asoc. de exportadores de ciruelas deshidratadas), quien indicó que aprendieron que el desafíos es estudiar lo que están demandando los mercados y así enfocar el manejo de los huertos en la calidad y características que están exigiendo los mercados.
La industria coincide en que la relevancia esta en la calidad y esto principalmente se puede traducir en la madurez de la fruta (contenido de azúcar al momento de cosechar) y el calibre. Rodríguez indica que poseen un rol muy importante en la parte comercial en términos de desarrollar nuevos mercados y posicionar a Chile en nuevos destinos y ganar en imagen de nuestro país. Por lo que los productores deben de tener en cuenta tres conceptos base:
La carga: Esta dado principalmente por la poda y el raleo, permite generar una fruta de mejor calibre.
Interceptación de la luz: Con más hojas expuestas a la luz, se obtiene más energía para producir fruta. Aprovechando de mejor manera la luz que recibe el huerto.
Madurez: Se debe cosechar con los grados brix adecuados.
Con el objetivo de mantener el desarrollo de la industria de ciruela deshidratada, Chile Prunes Association se encuentra monitoreando los cultivos de ciruelo europeo, analizando las condiciones climáticas, reuniéndose con asesores expertos y productores de distintos sectores para lograr un avance en la temporada 2017.
El resultado de la información recopilada, indica que la cosecha se adelantaría entre 5 a 7 días respecto a la temporada anterior, ya que las temperaturas de esta temporada han sido más altas. Esto depende de cada huerto, especialmente de la presión y grados brix, los expertos recomiendan iniciar la cosecha cuando la fruta alcance al menos 22 a 24° brix.
Un elemento clave, es que los productores puedan obtener ciruelas de buen calibre y contenido de azúcar, por lo que los agricultores deben iniciar la cosecha en el momento que la fruta ha alcanzado su máximo contenido de azúcar.

Andrés Rodríguez indicó que la presente temporada se observa expectante, "porque Estados Unidos generalmente venía con cosechas de 100 mil toneladas, en el 2016 obtuvo un 60% más baja; por lo que genera una relevancia de nuestra producción para abastecer los mercados de destino. Esperamos obtener 80 mil toneladas en la presente temporada y en términos de calidad, esperamos tener un buen calibre y buena calidad en general".

No hay comentarios: