valdebenito

valdebenito

martes, 17 de enero de 2017

Poco conocido riego por exudación gana terreno en Ñuble

El empresario local Alberto Zaldívar, que se dedica a asesoría en riego y la fabricación de cintas de exudación, ha hecho varios proyectos

que se exhibieron en un día de campo, donde agricultores y profesionales intercambian información más dura del sistema. En años anteriores se realizaron demostraciones de riego de espárragos (de 11 hectáreas), de frambuesas y otro de tomates. Este año tuvo una evaluación en kiwi, que es un frutal con mucha demanda hídrica. "Hicimos este proyecto en un huerto adulto que fue todo un desafío, pero valió la pena por los resultados", dijo el profesional.
Zaldívar, que ha enfocado su profesión de agrónomo en el riego por exudación en los últimos 7 años, en que se convenció que este sistema ofrece varias ventajas para la zona, sostiene que se trata de una tecnología relativamente nueva, de los años 80, originaria de Francia, que no es muy conocida en el país. "Este sistema de riego es utilizable en cualquier cultivo en hileras, o en platabandas, en cualquier tipo de suelo y zona geográfica".
El profesional estima que en las circuntancias de escasez hídrica que enfrenta el país y la zona, cualquier proyecto debe considerar un uso más eficiente del agua y el riego por exudación ofrece otra alternativa, en el segmento de los sistemas más eficientes, siendo una alterntiva viable al goteo y microaspersión.
La técnica es una manguera tejida de poliester que "transpira" agua en forma permanente. Se trabaja semienterrada o tapada por un par de centímetros de suelo, y va haciendo una línea similar al riego por goteo, pero que es continua y se va expandiendo por el suelo.
Zaldívar comenta que es un concepto diferente al que se acostumbra, que funciona con riegos prolongados de varios días, que tiene una suerte de autorregulación entre la emisión de agua en relación al consumo de las plantas del entorno.
Agrega que en situaciones normales de riego, que ha aplicado en hortalizas como papa, tomate y cebolla; en invernaderos; cultivos como porotos y flores; en espárragos y huertos de berries, el sistema tiene la ventaja de que funciona con baja presión, lo que implica un considerable ahorro en consumo en energía para bombeo y que la cinta resulte de una vida más larga. La presión que utiliza en terrenos planos es de 0,2 bar., que puede aumentar a 0,4 en pendiente, lo que se compara a los 15 bar. que requiere un sistema de goteo.
Al igual que otras formas de riego presurizado, es completamente compatible con el fertirriego (aplicación de fertilizantes a través del riego) e incluso muestra ventajas con otros sistemas, ya que exige menos mantención, pues la cinta de exudación se tapa bastante menos y usa sistemas de filtración más sencillos. "He aplicado hasta 3 mil kilos de fertilizantes solubles en un día de riego, sin problema", comenta el empresario.
La cinta da para hasta 150 metros por línea de riego, aunque lo ideal es unos 120, y se alimentan varias líneas con un pequeño estanque que se ubica a una altura determinada para lograr la presión que se requiere, por lo que la energía solo se usa para levantar el agua hasta el recipiente.
Requiere de una mínima labor de mantención a través de cloración de la cinta para limpieza. Según Zaldívar, una vez terminados los cultivos, se retira y se reutiliza, con una vida útil de unos 10 a 15 años.
Valores comparativos
En cifras estimativas afirma que si el precio de la cinta de goteo es de $50 a $60 por metro, la de gotero integrado (plansa) es de $120 a $160, el de cinta de exudación, que al igual que las otras se ofrece en diámetros de 16 mm, es de $200 por mt.
En los precios de instalación de un sistema de riego por microaspersión, que es lo que más se utiliza en kiwi, los valores relativos son del orden de los $3,5 millones y con exudación, de $1,7 millones. En otros cultivos menos exigentes en agua, como berries, el costo de un riego por exudación puede bajar a aproximadamente $1,3 millones y uno de papas, a $1,6 millones.
Los ahorros de energía para mover el agua son significativos, del orden de 1 a 10 y 1 a 15 respecto a otros cultivos.
Proyecto kiwi
El día de campo de riego mediante cinta exudante se realizó en el marco del proyecto apoyado por el Comité de Desarrollo Productivo Bío Bío "Integración vertical e internacionalización de agroriego EIRL, con su sistema y tecnología de riego a baja presión mediante cinta exudante".
Se trata de una iniciativa para 21 hectáreas en el fundo Pite, de propiedad de Sociedad Agrícola y Forestal Pite, de los hermanos Villagra, ubicado en la comuna de Bulnes.
Para Zaldívar, la iniciativa significó adecuar algunos aspctos de proyectos anteriores, que permitieron un aumento de presión en las líneas de riego lo que perfeccionó el sistema.
Resumen de ventajas
En la página web www.agroriegoeilr.cl se puede encontrar información más detallada, como una comparación de los costos detallados de tres hectáreas de riego por goteo y exudación en tres hectáreas de arándanos.
El sistema requiere de una muy baja altura de carga (presión) para su funcionamiento. Con una diferencia de altura de 1 metro entre la fuente de agua y el terreno del cultivo se puede realizar el diseño y que éste funcione sin inconvenientes.
El sistema se usa como una forma de riego continuo o prolongado, ya que funciona autoregulando caudal de emisión, esto se realiza mediante el equilibrio que se produce entre la humedad existente en el suelo y la evapotranspiración de las plantas.
En caso de tener que bombear el agua desde el subsuelo, solo se requiere elevarla a 1 metro del punto más alto del sector de cultivo, para de ahí derivar el mojamiento por el sistema.

Es de muy fácil manejo y adopción por parte del agricultor; requiere mínimos cuidados de mantención y bajísimos gastos de operación.
La vida útil de las cintas se estima en 12 a 15 años cuando van tapadas, y de 8 a 12 años cuando quedan expuestas al Sol.

No hay comentarios: