valdebenito

valdebenito

sábado, 18 de febrero de 2017

Fernando Serrano y su retorno a la actividad gremial

Publicado: Sábado, 18 Febrero 2017 07:01 Escrito por revistagrupoagro.cl
A poner los puntos sobre las íes. "Volvió a la vida gremial con el ímpetu y la vehemencia que lo caracteriza a defender el cultivo que más lo apasiona: el trigo."

"No está dispuesto a tolerar un precio injusto, muy inferior al Costo de Internación del Trigo de similar calidad, un precio manejado por unos pocos que más encima se dan el lujo de importar en plena cosecha", señala.

Fernando Serrano Gallegos, agricultor, ingeniero agrónomo de la Universidad de Chile y dirigente gremial por más de 20 años, ha vuelto con una misión bien clara y definida, misión que explica con la vehemencia y la pasión que lo caracteriza: defender el trigo y devolver a los agricultores un precio justo, que considere los vaivenes del precio internacional, pero que no esté manipulado por unos pocos, ya que en la práctica, enfatiza, el consumidor paga por el pan como si el trigo costara más del doble del precio ofrecido por los molinos. A eso se suma una situación a su juicio muy grave: la importación de trigo que hacen, parcialmente, en el momento de la cosecha del cereal dificultando la venta del trigo chileno en un momento que la oferta competitiva de los productores, se enfrenta a una demanda monopsónica del sector molinero. "¿si eso no es un delito económico que alguien me diga qué es? Entonces estamos dispuestos a llevar este caso hasta la Fiscalía Nacional Económica", indica.

"Los agricultores necesitamos estabilidad y transparencia en la comercialización del grano por el que trabajamos y nos endeudamos durante todo un año. El trigo debe ser uno de los cultivos más afectados en el mundo por las decisiones de los compradores", señala. Claro la oferta está atomizada, en miles de agricultores que cosechan en el mismo período el trigo y, en el lado opuesto, se encuentra una demanda muy concentrada, que logra una posición absolutamente dominante y que además "se dan el lujo de importar en plena cosecha volúmenes importantes". Y agrega: "trigo que por lo demás no sabemos cuántos años de guarda tiene, porque no vamos a creer que Estados Unidos y Canadá y otros nos venden el grano recién cosechado".

El tema en cuestión es la manipulación del precio que se paga por quintal de trigo frente al Costo Alternativo de Importación (CAI) que por lo demás es el único indicador a través del cual un agricultor puede decidir si se embarca en el cultivo del trigo o no, el resto se hace a ciegas, porque jamás se ha tenido una señal por parte de los molinos de qué calidad de trigo van a necesitar, ni en qué condiciones, ni nada, explica Serrano. En esas circunstancias, exclama, hay que tomar medidas. Para ello el Comité del Trigo de Ñuble dependiente de la Asociación de Agricultores de Ñuble, se ha reunido en tres oportunidades en el Ministerio de Agricultura, en todas ha estado presente la Directora de ODEPA y otros especialistas. El Comité que tiene un horizonte claro: que los agricultores que producen trigo para pan se enfrenten a un precio similar al CAI.

¿Por qué volvió a la vida gremial si ya se había retirado?
Volví porque la cosecha del trigo del 2016 fue muy complicada, lo pasamos muy mal por una razón que la explicaré. El 5 de enero del 2016, nos dimos cuenta, tardíamente, de un tema con el valor del CAI. El tema es que la mesa del trigo candeal con el fin de dar al candeal un valor superior al CAI y al trigo fuerte, bonificó y rebajó el precio válido solo para el candeal, afectando al trigo panadero en forma considerable. Este precio lo denominamos CAI Capado. Los molinos nos terminaron pagando 4.500 pesos menos por quintal. Si el valor del CAI estuvo entre 18.500 y 19.000 en enero 2016 nos pagaron 14.500 pesos. Además, en los listados de precios que se publicaban se hicieron con el CAI con el título cambiado lo que inducía aún más a error.

"Dada esta situación insistí durante todo el año 2016 a la directiva de la Asociación para que nos reuniéramos a ver este tema, hasta que llegó diciembre sin que nadie me llamara", explica. A comienzo de diciembre, en un día de campo en Pemuco, contó lo que había descubierto y muchos agricultores jóvenes escucharon con preocupación la situación. Resultado: a los cinco días se reunieron 110 personas en la Asociación y se definieron las líneas de acción de este Comité del Trigo de Ñuble: organizaron comisiones con representantes de la mayoría de las comunas donde se cultiva el trigo. Segundo, pidieron una audiencia con el ministro de Agricultura. El objetivo final sería lograr el precio real del CAI.

"Previo a la audiencia asistimos con el ministro nueve miembros de la comisión a la Mesa del Trigo donde explicamos; durante más de tres horas, las distorsiones que tenía el precio del CAI y la baja en el valor del trigo nacional que eso había provocado. Nos dimos cuenta, además, que no había ningún estudio sobre el comportamiento del pan y la harina, que mostrara su evolución de precios que habían tenido en los últimos años y que expresaran cómo funciona la cadena trigo – harina –pan". Dos días después fueron invitados a la ODEPA por indicación del ministro de Agricultura.

PRECIO JUSTO
Hace un par de décadas, las bandas de precio regulaban el mercado, ¿Cómo funcionaban ese sistema?
Recuerdo que en la década de los 80, Chile se abasteció en un 100% de trigo sin necesidad de importar. La razón fue clara, el Ministro de Hacienda de ese entonces Hernán Buchi y el Ministro de Agricultura, Jorge Prado, establecieron mecanismo para transparentar y ser más predictivo el mercado del trigo. Primero, cuenta Fernando, crearon un crédito cerealero a través del BancoEstado; segundo, establecieron un mecanismo de bandas de precio que anunciaba en el Diario Oficial en abril , previo a la siembra, los valores máximos y mínimos, valores que se obtenían del análisis de precios internacionales. Así el agricultor decidía con información clara si sembraba y cuánto sembraba. Y por último, un poder de compra, Cotrisa, para regular el mercado que siempre fue imperfecto. Hoy no queda ni una de esas medidas, salvo Cotrisa que es como si no existiera.

"Hoy tenemos un poder monopsónico de la industria molinera, y nosotros como agricultores simplemente somos tomadores de precio" Y agrega: "No nos olvidemos que hay dos tipos de molinos, los que trabajan fundamentalmente con trigo nacional y los molinos que fundamentalmente importan trigo, situación que genera una falsa competencia interna entre ellos y que puede ser insostenible", indica.

¿Sería posible volver, en estos tiempos, al sistema de bandas de precio?
Por su puesto, las bandas funcionaban perfecto. Era un sistema transparente y muy predictivo, regulando el precio y sin afectar a nadie, pues era neutro en el mediano plazo.

¿Cuánto debería costar nuestro trigo?
Si fueramos justos, deberían costar igual o más que el CAI a calidades comparables. Vendemos un trigo que no tiene almacenamiento alguno, o solo meses, y es totalmente inocuo. Un trigo que el comprador lo ve con sus ojos, lo analiza y lo clasifica de acuerdo a sus necesidades. Frente a un trigo importado que no sabemos cuántas temporadas tiene guardado. Recordemos que para Estados Unidos la existencia de trigo es tema de seguridad nacional.

¿Y qué va a pasar si la situación definitivamente no mejora?
Si no hay solución habrá que vender los campos o dedicarlos a otro uso, el problema está en que más del 80% de los campos que cultivan trigo está en zona de secano y su destino si no son los cereales, serán los pinos y eucaliptos.

¿Cómo ha sido la cosecha 2016/2017?
Esta cosecha ha sido bastante irregular, con un precio muy bajo, con rendimientos muy dispares, y que ha avanzado muy rápido, seguramente el 31 de enero no quedará nada por trillar y la cantidad de trigo que está saliendo a la venta es considerablemente menor a la del año pasado.

"El precio del trigo a nivel internacional dejó de bajar en diciembre y desde el primero de enero hasta la fecha lleva un alza sobre el 6%, en plena temporada. Actualmente el CAI está a $16.200 aproximadamente, pero la industria molinera de la zona está pagando alrededor de $13.500 y de ahí para abajo. Por lo que seguimos teniendo un diferencial tremendo. No olvidemos que aparte de importar cuando les da la gana lo están haciendo en periodos de cosecha para aumentar falsamente los stocks e incluso no comprar. Algún mecanismo dentro de la libertad de comercio tendrá que haber para solucionar tamaño abuso de posición dominante", agrega.

El Comité del Trigo de Ñuble se ha reunido en varias ocasiones en Santiago y reconocen que han encontrado una muy buena recepción de la Directora de ODEPA, Claudia Carbonell. Su recepción los hace ser optimistas de las nuevas medidas que se podrían tomar en la próxima cosecha.

"Para mejorar esta situación estamos dispuestos a hacer el esfuerzo que se necesite, aunque reconozco que no podemos pedir resultados inmediatos, pero ya tenemos programado en el comité triguero una reunión para fines de marzo, espero, con todos los molinos de la provincia para hablar qué pasa con nuestro destino y con precios que no se acerca al CAI", señala.

LA IMPORTANCIA DEL PAN.
¿Qué pasa si los poderes compradores deciden no recibir trigo en plena temporada? ¿Habría que guárdalo?
Qué sacas con guardarlo si lo debes. Ahora, hay sistemas de guarda de mangas plásticas que han dado buenos resultados, sería importante que esto se complementara con warrant a bajo costo para los que no tienen espaldas para financiarlo.

¿Por qué no se agrupan y ustedes procesan su trigo?
Yo creo que aquí aplica el dicho pastelero a tus pasteles. En este sistema hay cabida para todos, pero debemos aspirar a tener márgenes éticos. Hay que pensar que el pan aporta el 35% de la proteína que consume el chileno medio y el 40% de la energía. Es un alimento de una nobleza total y de mucha importancia para nuestra población.

No hay comentarios: