valdebenito

valdebenito

miércoles, 7 de junio de 2017

Alcalde de Cabrero imputado por golpear a expareja

Publicado: Miércoles, 07 Junio 2017 07:09 Escrito por resumen.cl
Diana Vidal, exesposa de alcalde de Cabrero imputado por violencia intrafamiliar: Ya los primeros meses de casados me

dejaba el fin de semana encerrada con candado

Mario Gierke el actual alcalde de la comuna de Cabrero en la Región se encuentra imputado y siendo procesado por violencia intrafamiliar en un juicio abreviado que comenzó el pasado jueves 25 de mayo tras una denuncia hecha por su exesposa Diana Vidal. Médico Cirujano de nacionalidad ecuatoriana, Diana Vidal sostuvo una relación de casi 8 años con Gierke que estuvo marcada por hechos de violencia desde un inicio, que terminaron el 17 de enero de este año luego de un fuerte hecho de violencia y golpes, en que Diana decidió romper con el círculo y hacer la denuncia.

En conversación con Resumen.cl, Diana nos relató el hecho de violencia en sí mismo, el día de la denuncia, las irregularidades en el proceso y cómo ha vivido estos meses:
Tú eres ecuatoriana, ¿Ustedes se conocieron allá en Ecuador?
No, yo vine a Chile recién graduada de medicina y cirugía general, a hacer una especialidad, en la búsqueda de ese sueño fui a trabajar a Cabrero, ahí nos conocimos. Por un tema familiar regresé a Ecuador como a los 8 meses, estando en mi país él fue a pedir la mano y nos casamos de hecho allá, hace casi 7 años, en octubre de 2010.
Entonces tú estabas sola en Chile, solo conocías a Mario (Gierke).
Cuando vine la primera vez, fue con una amiga, después cuando me casé, que fue un día sábado y ya el día martes estábamos viajando, ahí sola.
Lo pregunto porque en un caso de violencia y abuso, el tener una red afectiva que sostenga es fundamental.
Definitivamente, creo que mi soledad fue manejada por mi esposo, yo tenía todo el tiempo solo para él, era mi pareja, mi amigo, mi familia, pasaba a ser mi todo, no solo mi único contacto familiar en Chile, sino que tenía la necesidad de cada experiencia mía compartirla con él.
Absorbió toda tu vida…
De cierta forma sí, había una dependencia emocional de mi parte.
¿De qué manera él se aprovechó de tu soledad?
Las discusiones eran constantes desde los inicios del matrimonio, cuando arrendamos y se enojaba habían fines de semana en que me dejaba encerrada pues siempre habían cambios de los candados de la puerta exterior y él salía nada más… y eran una conducta tan displicente, salía a la calle con una sonrisa como si nada, saludando a toda la gente que se le cruzaba, nadie imaginaba lo que había detrás de la cortina de aquella casa. Sin duda si hubiese tenido cerca redes de apoyo las cosas hubieran sido distintas.
¿Estos hechos al cuánto tiempo de estar Chile comenzaron a suceder?
Mira, ahora pienso que desde novio empezó a ejercer una especie de control y maltrato psicológico pues se enojaba y me quitaba el habla por celos, pues refería que yo quedaba viendo a los ojos mientras hablaba o me sonreía, que en su minuto no lo percibía de esa manera pues pensaba que su conducta era injustificada pero que las razones eran como una expresión de mucho amor. Incluso me puso un calificativo específico para ofenderme en esas situaciones, pero como esa palabra no es utilizada en mi país, a mí, no me significaba una ofensa, con el paso de los años esa palabra empezó a hacerme sentido y a causarme molestias.
Creo que con todo ese tipo de situaciones, él empezó a controlarme, pues empecé a preocuparme de no mirar a los ojos si hablaba con un hombre.
Esa es una de las características de un agresor, hacer sentir culpable a la propia víctima.
Claro, uno se va envolviendo y sin darse cuenta va cayendo en un control. Mira, cuando yo trabajaba en un CESFAM de Los Ángeles y eventualmente me quedaba haciendo turnos vespertinos, mi esposo me decía “ya, mañana te voy a ir a dejar yo, y así me muestras el listado de pacientes “.
¿Te pedía el listado de pacientes?
Sí, para ver si efectivamente me había quedado trabajando, una vez fue descubierto por unas compañeras mías de trabajo y eso lo avergonzó, nunca más lo hizo.
¿Y tus compañeros de trabajo que se dieron cuenta de esa situación de qué manera reaccionaron?
Él estaba en el computador y ellos se dieron cuenta, esperaron que se fuera y me preguntaron “¿Diana qué le pasa a este tipo ?” pero, no más allá de eso de parte de ellos.
No intervinieron más allá…
No, pero qué más iban a hacer, para mí también era un hecho vergonzoso…
Me dijiste que cuando llegaste a Chile viviste con él donde su madre, ¿ella no vio algún hecho que pudiese dar luces sobre conducta violenta?
Así es, vivimos por algunos meses con su familia, incluso ella presenció una agresión, quizás también incurrieron en una complicidad de la violencia pues ellos no hacían nada y no tocaban el tema.
Entonces estos hechos fueron constantes.
Sí, por cualquier cosa. Mira, él es una persona obstinada, las personas que lo conocen pueden dar razón de esta situación, si todo el mundo ve algo blanco y él dice que es negro, pues es negro y nadie lo hacía cambiar de parecer; entonces yo al final trataba de evitar ese tipo de discusiones porque ya sabía en qué iban a terminar.
En una de las últimas peleas que tuvimos le propuse que fuéramos a una terapia de pareja, cosa que siempre se negó, le decía “Mario, tú crees tener la razón, yo creo también tenerla, vamos donde un profesional que haga de árbitro.
Creo que la denuncia no la hice antes porque yo trabajé en el SAPU de Cabrero, el hacer una denuncia implicaba la vergüenza de hacer una constatación de lesiones ahí en el lugar donde yo, alguna vez había trabajado, o si las agresiones físicas eran en mi casa de los Ángeles, era peor, porque ir a cualquier centro implicaba que algún colega o amigo médico me atendiera, todos rotan por los distintos SAPU, esa vergüenza me detuvo siempre, de hecho no sé de dónde saqué la fuerza para hacer la denuncia esta vez, no tengo mucha conciencia de cómo es que lo hice.
¿Qué te hizo entonces cambiar de parecer y atreverte a denunciarlo?
Fue tan violento esta vez, que yo sentí que me había disparado, el golpe fue tan fuerte y tan rápido, unas milésimas de segundo, cuando me vi en el suelo del baño.
Hoy solo tengo pena de mí nada más, por qué esperé tanto, quizás si hubiera tenido un golpe más fuerte con la cabeza.. El desenlace hubiera sido otro…yo no sé de dónde saqué fuerzas…
Lo importante es que lograste romper con ese círculo tú misma, ¿por qué no hubo nadie que te incitara a denunciar, ¿verdad?
Nadie, solo sabía una amiga cercana, pero tampoco sabía la gravedad de los hechos.
Una vez viví un episodio de agresión física que me ocasionó un aborto, solo lo supo una persona cercana, esto es algo que me pesa demasiado el día de hoy, y que no me permite estar tranquila, no porque considere que haya sido mi culpa la pérdida, pero me siento culpable de no haber podido defenderme, o defenderlo, en ese minuto. Hasta ahora no había vuelto comentar con nadie, la denuncia hizo que volviera a relatarlo.
Cómo fue el acto de denuncia en sí mismo, cómo se desarrolló el procedimiento policial, por ejemplo.
El procedimiento fue manipulado desde un principio por el imputado, fue terrible. Mira, en la agresión me bota hacia el baño, no tuve tiempo de levantarme y me arrastró del pelo todo el departamento, yo intentaba pararme y me golpeaba para que no lo hiciera, yo llego hacia la puerta y empieza el forcejeo para que no saliera, un golpe en la cara para que me fuera para atrás, yo salgo y toco el timbre del vecino a pedir teléfono, él se da cuenta, sale, me forcejea de nuevo de un lado para otro, el vecino era un caballero de al menos 70 años que estaba en estado de shock, yo creo que al ver que era el alcalde.
¿Te defendió?
No.
Pero te prestó el teléfono.
Sí, llamé A Carabineros, cuando él escucho que yo llamaba a Carabineros, salió y me violentó nuevamente, la policía no demoraron mucho en llegar, mi agresor el alcalde Gierke les dijo “no pasa nada, ella está conmigo” yo bajo corriendo “sí, yo les llamé, él acaba de golpearme” les grité para que no se fueran, mientras yo les relataba lo que había ocurrido, mi agresor pidió hablar con uno de los Carabineros y se alejaron a hablar privadamente, y desde ese minuto considero que se entorpeció el procedimiento policial no sé cuánto tiempo pasó exactamente, en el estado de como de shock en el que me encontraba es difícil establecerlo, pero fácilmente pudieron haber sido 2 horas desde el momento de la llamada hasta que me subí al auto policial.
¿Dos horas? Si eso fue así se trata de una negligencia terrible y motivo de denuncia, ¿porque ellos sabían que se trataba del alcalde?
Eso es una de las tantas cosas malas que hicieron, yo estaba en estado de inercia, después en el momento de la denuncia la policía se defendían, diciendo: “señora nosotros fuimos caballeros con usted, le ofrecimos agua, café o asiento. La verdad, es que yo como doctor que soy, para asesorar a mis pacientes solo sabía que el conducto regular para la denuncia era llamar a la policía, el procedimiento en sí, lo desconocía.
Es que no te corresponde a ti haberlo exigido, sino a los funcionarios haberlo hecho inmediatamente como el como corresponde según el protocolo lo indica, como la ley lo establece. Carabineros supuestamente no debe proteger al victimario.
Sí, mira, cuando al fin me llevan a la constatación de lesiones en el auto policial , este estaba lleno de cosas, de cascos y cosas así, me trasladan junto a mi agresor, nosotros 2 apretados atrás en ese auto lleno de cosas, el imputado que se movía exageradamente, lo que ocasionaba un roce violento y empujones de él hacia mí, de esa forma intentaba amedrentar mi decisión, igual él me decía “Diana, vamos a amanecer los 2 presos” en mi ignorancia pensé que podía pasar eso pero tampoco me importaba, “vas a arruinarme la vida” me seguía diciendo, como yo me quedaba en silencio, por el miedo que tenía que me agrediera nuevamente el Carabinero que iba en el asiento del copiloto y que al parecer iba escuchando todo se voltea y me dice “señora, por qué no conversan entre ambos, son un matrimonio, pueden solucionar las cosas, después de la constatación de lesiones ya no hay vuelta que dar” solo al Carabinero respondí “¿y usted por qué intenta persuadir mi decisión?, ese es su trabajo?”.
Otra irregularidad.
Sí muchas más, incluso omisión e información errónea y tantos más detalles que me imagino se discutirán en frente de las entidades investigativas correspondientes.
¿Crees que te jugó en contra el ser extranjera?
Totalmente, todo el maltrato recibido por parte de mi esposo, y también considero que en el procedimiento policial aparte de ser manipulado por el alcalde, también hubo discriminación al ciudadano extranjero, motivo por el cual también acudí a mi cónsul.
Protegiendo al victimario
Todos se hizo con el fin de evitar la detención del alcalde, aquí se protegió al victimario y no a la víctima.
Siento que me atropellaron durante todo el procedimiento policial, vulnerando mis derechos de seguridad, protección y dignidad como mujer, como víctima y como ciudadana extranjera.
En especial como víctima, si es para lo cual supuestamente están encargados.
Sé que estás en contacto con la RED CONTRA LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES ¿han sido un apoyo importante?
Sin duda desde un inicio me brindaron acogida, contención, asesoramiento y acompañamiento en todo este difícil proceso. Me siento protegida bajo sus frases “agreden a una y respondemos todas”, o “compañeras de lucha” tengo el placer de conocer personalmente a algunas personas y otras por teléfono, siempre pendientes de mí. Me faltan palabras para agradecerles.
También amigos, conocidos y todas las personas que me han hecho llegar su apoyo de distintas maneras.
Hoy en día me siento en la obligación social de dar a conocer mi historia, y quizás ser la voz de muchas mujeres que se reprimen de denunciar o hablar socialmente de la violencia de la que son víctimas.
¿Tú crees que si él no hubiese sido alcalde hubiese sido diferente, el hecho de que goce poder, aunque relativo?
Se nota la diferencia entre ciudades más grandes y Cabrero donde el poder del alcalde es más que relativo.
Se percibe también que por el hecho de que el agresor es el alcalde, existen algunas personas que han sufrido la manipulación de sus conciencias, lo que ha ocasionado que se naturalicen, invisibilicen y acepten mediante un “silencio cómplice” la violencia; el hecho de que el agresor sea autoridad no lo exime de sus malas conductas personales.
Todo lo contrario un alcalde está en la obligación moral y social de proteger a todas las personas de su comuna, sobretodo a las más vulneradas en sus derechos, pero esta protección tiene que ser de adentro de corazón con una máxima seguridad de la verdad y certeza de lo que piensa y siente.

Además me han escrito gente muy cercana a él “Sra. Diana habemos muchas que en silencio la apoyamos”, entonces ahí también denota la represión que tiene la gente a opinar.
Ya se inició el proceso de juicio abreviado donde el tribunal ya rechazó el intento de sobreseimiento.
Así es.
Por cuáles causas en específico está siendo procesado.
Mi agresor está siendo juzgado por dos delitos, el de lesiones menos graves y el de maltrato habitual.
¿Qué es lo que esperas con estas acciones legales?
Yo lo único que espero es que se haga justicia, que lo que esté escrito en la ley chilena se aplique y que sea tratado como una persona más, que no exista una oculta protección política y esto sea manipulado. En este momento siento que la verdad y que la justicia chilena está velando para que el proceso se desarrolle a cabalidad
¿Cómo crees que va a terminar esto?, ¿confías en la justicia chilena?
Mis amigos siempre me dicen que me ponga en la otra posibilidad, pero no puedo, porque tengo la verdad y las pruebas, por lo tanto voy a paso firme. Sería bastante doloroso y frustrante si así no fuese. Lo único que quiero es dar vuelta a la página y poder cerrar esta horrible historia.
Por eso es importante esta entrevista, siempre hay que visibilizar estos temas, callar es contribuir a que se sigan repitiendo.
Sí, pero el tema de la violencia física igual es algo doloroso, vergonzoso, es difícil exponerte de esta manera. Tengo mucho sentimiento de culpa, cómo aguanté tanto, por qué no pude defenderme.
Estabas en una situación de dominación, los círculos de violencia y dominación anulan la voluntad, no debes sentir en ningún caso que fue tu culpa.
Yo quisiera que me dé una amnesia y poder olvidar que esa persona existió en mi vida y junto a él todo lo que me tocó vivir.
¿Qué le dirías a la gente que ahora viven una situación de violencia ejercida por personas que gocen algún de poder?
Que es un camino a cuestas, difícil y doloroso, es como “la historia de David y Goliat”, pero no es imposible y hay que de alguna forma intentar parar, hay que sacar como sociedad la idea de que este es un problema entre las 4 paredes de la familia, la sociedad no puede quedar impávida frente al dolor ajeno, pues se crea una cadena que perpetúa la violencia. Hay que decir basta.

¿Quieres decirles algunas palabras finales a la gente que lee esta entrevista?
Que se atrevan a denunciar, a quienes son víctimas y quienes son conscientes de estos hechos. Insto a la sociedad a que eduquen y sensibilizar conciencias en torno al tema de la violencia en las relaciones de pareja, esto tiene que dejar de suceder.

No hay comentarios: