valdebenito

valdebenito

lunes, 26 de junio de 2017

IANSA Cocharcas mejorará su eficiencia energética

Publicado: Lunes, 26 Junio 2017 07:04 Escrito por Roberto Fernández
En noviembre de este año Iansa prevé iniciar la ejecución de un proyecto de mejoramiento de la eficiencia energética

de la planta Cocharcas (San Carlos), que es hoy el complejo azucarero más grande del país.

Para ello, la empresa ingresó a evaluación ambiental, el 18 de mayo, el proyecto “Modernización y mejoramiento de procesos secundarios en planta azucarera Ñuble”, que consiste en un recambio de un turbogenerador y la habilitación de sistemas para la disminución en captación de agua fresca y generación de residuos industriales líquidos (riles).

El proyecto representa una inversión de US$3,6 millones.
Según explicó el gerente general, José Luis Irarrázaval, “en primer lugar, queremos establecer que el proyecto ingresado consiste en aumentar la eficiencia del proceso actual de nuestra planta azucarera de Ñuble, y no implica un aumento de la producción de la planta como tampoco un cambio de la potencia térmica instalada”.

El ejecutivo manifestó que el objetivo es “mejorar la eficiencia de nuestro sistema de cogeneración en la fábrica. La idea es hacer un mejor uso del vapor actualmente generado, necesario para las operaciones de la fábrica, y obtener una mayor cantidad de energía eléctrica. Además, buscaremos reducir el consumo de agua fresca mediante una mayor recirculación de aguas de proceso”.

Para ello, expuso que se contempla la realización del proyecto en dos etapas: “En la etapa uno se realizará un cambio de equipo turbogenerador (uno de los tres existentes), lo que permitirá alcanzar una mayor eficiencia en la cogeneración eléctrica. A la vez, este hecho creará las condiciones para que la energía eléctrica no utilizada en las operaciones de la planta sea inyectada al Sistema Interconectado Central”.

Los turbogeneradores funcionan por medio de vapor, el que es obtenido de dos calderas. En la industria azucarera es común que las fábricas tengan la capacidad de generar su propia energía eléctrica para mover sus equipos, y térmica para los procesos de calefacción e intercambio de calor.

En tanto, para la etapa dos, el proyecto “Habilitación de sistemas para la disminución en captación de agua fresca y generación de riles”, Irarrázaval indicó que “se busca disminuir la utilización de agua fresca y residuos líquidos generados en los procesos de la planta”.

En 2016, la planta fue sometida a una serie de mejoras que apuntaron a su modernización, para hacerla más eficiente y productiva, en la cual se invirtieron US$7 millones y significó cerrar sus operaciones durante el año pasado. Se trasladó a Cocharcas la planta de envasados y se absorbieron las operaciones de la planta Curicó.

No hay comentarios: