valdebenito

valdebenito

sábado, 15 de julio de 2017

Gremios formulan dudas por nueva división territorial

Publicado: Sábado, 15 Julio 2017 07:11 Escrito por Felipe Placencia
Corbiobío y Asexma coinciden que los casi $20 mil millones que involucra su implementación

es demasiado alto para el país, superando incluso a la tendencia de inversiones que tiene el sector privado. 

El big bang que significa crear la nueva Región de Ñuble, con un costo inicial de casi $20 mil millones, es el big crunch del Bío Bío. La comparación en términos astronómicos no es antojadiza en contexto de bajo crecimiento nacional. De las 108 mil 780 empresas que se registran en el Servicio de Impuestos Internos, SII, 28 mil 709 se quedarán en el nuevo territorio aprobado por el Senado que liderará Chillán, mientras que 80 mil 071 continuarán en las otras tres provincias que seguirán teniendo a Concepción como capital.

Los gremios empresariales de la Región del Bío Bío mantienen su postura en contra, no tan solo por estos números que fueron anunciados por Diario Concepción hace unos meses como una posibilidad y que ahora ya se ven como una realidad, sino también por las razones de fondo que detectaron.

“Se está aportando con más grasa al Estado que en convertirlo en uno con más cuerpo atlético, más potente y más fuerte (…) aquí en definitiva se trata de una acción populista para satisfacer temas electorales y no se ha hecho un estudio de fondo que indique los impactos reales que va a tener en esta cosa que estamos haciendo que es muy grave”, reaccionó el máximo representante de Corbiobío y Socabío, José Miguel Stegmeier.


Sus dichos los acompañó con más argumentos. “No solo los empresarios van a financiar esta nueva región. También todos los habitantes que pagan sus impuestos. Todos pagamos el IVA. El costo de mantenerla será mayor, ya que más autoridades, más sueldos, más infraestructura pública que hace crecer al órgano estatal”.


El gerente general de Asexma Bío Bío, Alfredo Meneses, también criticó la decisión. “Hay que ser claro, en que el rédito que genera dividir la Región es solo político. Habrá más cargos: diputados y senadores para todos. Eso implica un aumento del gasto público que lamentablemente en las cifras de los últimos años ha pasado por sobre la inversión privada (…) crear la Región de Ñuble no es una decisión feliz”.


La Cámara del Producción y del Comercio a través de su gerente general, Ronald Ruf, en calidad de representante de la Mesa Mejores Regiones para Chile, dio una contundente opinión en su oportunidad en la Comisión que discutió su creación en el Parlamento.
“En relación con el Producto Interno Bruto Regional se debe mencionar que de las últimas regiones creadas, Arica y Los Ríos, solo esta última muestra una evolución positiva del PIB regional. En tanto, las variables inversión privada, y la de inversión extranjera en ambas regiones, no parecen haber sido afectadas ni positiva ni negativamente a consecuencia del cambio”, expuso Ruf ante políticos.


Vender una ilusión
Para los gremios los motivos que desencadenaron en este resultado fue la venta de una ilusión. “No sé quién tendría la ilusión que desmembrando al país se genera mayor bienestar. No lo entiendo, porque en el fondo es una torta que se reparte entre cuatro provincias y luego entre ocho. Aquí está el tema de fondo debería ser cómo aumentamos y hacemos crecer la torta”, lamentó Meneses.


Stegmeier añadió que “vamos en contra de lo que el mundo está haciendo: generar regiones más grandes (…) de alguna manera se nos va a restar la posibilidad de ser un contrapeso efectivo a la Región Metropolitana. Esto al final favorece al centralismo del país”.
Y se manifestó totalmente sorprendido. “Comparto que la gente que estaba luchando por que Ñuble sea Región estén contentos y estén aplaudiendo esta situación, pero no puedo entender ni compartir que el mundo político lo vea como un logro, porque todos en política saben que esto va en contra del desarrollo. Creo que aquí en definitiva se trata de una acción populista”.


Los gremios también están preocupados, porque no se dimensionaron las consecuencias. “Se han postergado decisiones que son muy relevantes para la vida del país en función de sacar esta ley y este proyecto. Pero te insisto: no se han medido los análisis de cuál será el resultado que una vez entre en operaciones esta nueva Región”, apuntó Meneses.


Mientras que Stgemeier es igual de directo. “En definitiva se traduce en muchas expectativas de que con un nuevo intendente y gobernadores se va a generar mayor calidad de vida en la población de Ñuble. Eso no va a ser así, en tanto no tengamos un desarrollo comunal en serio verdaderamente eso no va a ser así. Lo que sí vamos a perder todos es el poder económico y político”.


Aseguran que se deberá replantear la Estrategia Regional de Desarrollo
El gerente general de Asexma Bío Bío, Alfredo Meneses abordó un punto relevante. “Está el tema identitario. A pesar de que todo lo que digan las autoridades, ya al sacar Ñuble la región del Bío Bío no va a ser la misma. Habrá que reconstruir hasta una Estrategia Regional de Desarrollo, la que venia conformada por las cuatro provincias. Van a decir que lo tenían considerado, pero sin lugar a dudas que la estrategia pierde fuerza”.


Y fue enfático en decir que “la Región del Bío Bío es pionera y piloto en el uso de recursos bajo la modalidad de Fomento Productivo. Ñuble ya no será parte del Comité de Fomento, entonces por lo tanto, la Corfo es la que nuevamente se hará cargo del tema y es altamente dependiente de Santiago.
El último efecto y el más brutal es que detrás de esta decisión de crear otra región está justamente el de conseguir concentrando poder en la Región Metropolitana”.

No hay comentarios: