jueves, 3 de diciembre de 2015

El "Chico Teo" un emprendedor agradecido de San Carlos

Teobaldo Rioseco "el Chico Teo", lleva toda una vida dedicada a la tapicería. Al menos 48 de sus 59 años se han consumido entre telas y cueros.

Comenzó en el arte de la tapicería en Concepción, cuando apenas cumplió 12 años, un vecino de barrio un buen día lo invitó a trabajar con él en la Fábrica de los Grandes Almacenes el Tigre, que por entonces estaba en calle Maipú, entre las calles Caupolicán y Angol. Casi sin darse cuenta comenzó a adentrarse en los secretos del arte de la tapicería, casi como un juego, con la inocencia de un niño se fue metiendo poco a poco en lo que a la postre sería su trabajo.
Por entonces los niños trabajaban apenas con el consentimiento de los padres, por entonces los niños eran parte de la producción en grandes y pequeñas empresas, por entonces los niños como Teobaldo se iniciaban a muy temprana edad en el trabajo remunerado.
Luego de sus comienzos, llegó a trabajar en una sucursal de la fábrica sancarlina Muebles San Carlos, de la familia Quintana, en Concepción. Cuando se abrió la posibilidad de un trabajo para tapicero en San Carlos, se vino sin pensarlo mucho: " San Carlos es una ciudad que tiene muchas oportunidades, todo lo que tengo se lo debo a San Carlos, es verdad que nací en Concepción, pero soy sancarlino... comencé en la tapicería vinculada a la mueblería, por entonces los muebles eran de gran calidad , no como ahora que la gran mayoría son desechables"
"Luego la misma persona que me llevó a trabajar con él cuando yo era un niño, se independizó y comenzó a trabajar en tapicería para autos, me fui a trabajar con él y aprendí los secretos de este trabajo" nos dice Teobaldo "El Chico Teo". En su trabajo diario en su taller ubicado en la intersección de las Calles Vicuña Mackenna y General Venegas siempre hay trabajo "no me puedo quejar" nos dice mientras no para de trabajar. Los trabajos mas recurrentes son tapicería de muebles, cambio de tapices, y también tapicería de automóviles, "ahora lo que más trabajo en general son los tapices de automóviles, aun cuando muebles siempre llegan" nos comenta.
Con orgullo nos cuenta que llegó a vivir a trabajar a San Carlos el año 1980, invitado por don Julio Quintana. Con su trabajo logró adquirir una propiedad en la que vive y trabaja y con particular orgullo nos cuenta de su hija profesional : "Con mi trabajo eduqué a mi hija, ella es profesional en Prevención de Riesgos, hoy está recibiendo un premio en Santiago por su trabajo... estoy muy orgulloso de ella" nos dice con orgullo notable.
"Todo lo que tengo se lo debo a San Carlos y a las oportunidades que me ha dado, no me puedo quejar, aquí he logrado todo lo que necesito para vivir... he trabajado duro y mucho durante gran parte de mi vida, pero ha valido la pena..." reflexiona "el Chico Teo".

No hay comentarios: